lunes, 31 de enero de 2011

"MI DELITO"...



La noche me atrapó en "mi delito", la luna me observó mientras releía de nuevo tu “voz”, las nubes azul oscuro, típicas de esta hora, no fueron suficientes para ocultar mi ansiedad, mis ganas, mi enloquecida vehemencia por verte de nuevo. Aquí estoy unas horas después, con el intento fallido de entender a Amorrortu, con un intento que se frustró por tu recuerdo, por esta silla que con esmero me llamó, por estas teclas que este día han sido más tuyas que mías. Ojalá estuvieras aquí, ojalá tu sabiduría matinal pudiera calmar la sequedad inmensa de mis mejillas, las infinitas preguntas que rondan los cuadernos de mi mente, las finas ecuaciones que trazo en cada una de mis frases. Ojalá estuvieras aquí para llevarme, para hacerme sonreír, para reír juntos en la noche, para vivir esta noche como un encuentro entre lo reservado de tu mirada y lo moribundo de mi alma, entre lo tierno de tu sonrisa y el metal que cubre mis hombros, metal que seguramente se derretiría con lo tibio de tus caricias. Hoy soy otro, soy como hace mucho tiempo no soy, soy un soñador, sueño contigo. Hoy soy un hombre, un inmortal, un mutante que robó tus poderes, un mutante que espera levantar sus alas en vuelo para llevarte ahora mismo a lo alto de una montaña, retirar tu máscara, retirar mis armas, retirar para unir, retirar para que te quedes, retirar para dejarte mi piel; mi cuerpo desnudo a tu merced. Las luces de los autos invaden mi ventana, la canción suena sin parar, no hay frio, no hay calor, pero estás tú, está tu imagen creada por mi diabólica intuición, tus brazos inventados atrapando mi espalda, susurrando en mi nunca al ritmo del teclado. La noche se hace amarilla en las luces de la farola sobre el asfalto, mi deseo se hace blanco, mi deseo se hace hombre, mi deseo se hace tan profundo que desear se hace imposible, que no desearte se hace utópico. Mañana caminaré despacio. No estoy seguro, pero creo que el sonido de los canarios recordaran tu nombre, en la tarde caminaré más lento, en la noche pararé un momento, esperaré, miraré hacia atrás buscando tu silueta, miraré una vez, miraré dos, miraré hacía el cielo con la esperanza última que al bajar la mirada un abrazo tuyo recoja los restos de mi ilusión

2 comentarios:

Juankmu dijo...

wow, que profundidad la de esta entrada

Álvaro Andrés dijo...

te felicito tu escrito, me ha encantado el estilo de escribir, describir el motivo y en este post la profundidad que le das... mas aun que tiene como entrada una de mis canciones preferidas: Si tu me miras.

Un abrazo!!!